Diferencias entre la fotogrametría y el LIDAR con Drones

Por lo general se cree que el uso profesional de drones se limita a aplicaciones audiovisuales, pero en realidad tienen muchos otros empleos. Los sectores que más se pueden beneficiar potencialmente con el uso de técnicas de LIDAR o fotogrametría son el de la cartografía y la topografía para cálculos de volúmenes, levantamientos láser 3D y similares. Para esta finalidad, para realizar labores de fotogrametría solo se necesita incorporar en cualquier tipo de dron cámaras fotográficas, de vídeo de alta resolución giroestabilizadas que tomen imágenes georreferenciadas o en su lugar dispositivos LIDAR.

El empleo de un solo dron con estas técnicas puede reducir el coste y el tiempo necesario para la cartografía y la topografía. Un único dron puede reducir a sólo una jornada de trabajo lo que un equipo de técnicos tardaría alrededor de una semana o más, disminuyendo también los riesgos laborales asociados a las condiciones de toxicidad de algunos materiales de los que se pretende conseguir su volumen, o si el entorno a examinar es de difícil acceso.

LIDAR

La técnica LIDAR está basada en tecnología láser, la cual permite saber la distancia entre el emisor láser y una superficie gracias a un haz de láser pulsado; esta tecnología láser es la utilizada en los equipos topografía y cartografía tradicionales. Con la tecnología LIDAR se obtiene una cantidad de datos elevada que permite generar nubes de puntos con las que se pueden determinar las superficies de la zona a examinar.

Las ventajas de la técnica LIDAR frente a la fotogrametría con drones son que puede llegar a cualquier área evitando las “zonas de sombra”, llegando incluso a poder “ver” debajo de la vegetación o en zonas con edificios altos debido a los ecos del LIDAR. Con esta tecnología también es posible detectar los cables del tendido eléctrico, telefónico, etc. gracias la condición metálica de éstos. Además, una característica adicional a destacar de la tecnología LIDAR es la obtención de una precisión altimétrica de gran calidad.

Fotogrametría

La fotogrametría es una técnica con la que se pueden obtener las características geométricas y espaciales de un área u objeto a partir de varias fotografías. La obtención de varias imágenes para obtener información tridimensional gracias a las “zonas de solape” es fundamental, pues de lo contrario habría zonas donde la perspectiva no permitiría una información tridimensional debido a lo conocido como “zonas de sombra”.

Una vez realizada la operación de fotogrametría con el dron, la información recabada se procesa a continuación para obtener reconstrucciones 3D, modelos digitales del terreno y de elevaciones (MDT y MDE), ortografías aéreas, curvas de nivel y otros datos de especial relevancia para profesionales del sector.

Las ventajas de la fotogrametría frente al empleo de la técnica LIDAR con drones consiste en que la definición de bordes en las estructuras examinadas (edificaciones) es perfecta. Además, el volumen de datos es menor por lo que no se necesita un equipo informático con gran capacidad de memoria.

La integración del Autopiloto Veronte añade funcionalidades avanzadas para las operaciones con drones que emplean estas técnicas: posicionamiento preciso RTK, control avanzado de cámaras, control de gimbal para estabilización de imágenes, herramientas de diseño de misión específicas y mucho más.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *