facebook-icon twitter-icon instagram-icon youtube-icon linkedin-icon pinterest-icon

X

Logo contact

Contact Us

PDF / PNG / JPG / JPEG / WORD / GIF / EXCEL

I accept the LOPD*
El despertar de África

En la actualidad, la ciencia y la tecnología nos han proporcionado grandes avances en todo tipo de materias y disciplinas para solventar los diferentes problemas actuales a los que se enfrenta nuestra sociedad, pero también nos han dotado de una nueva perspectiva y conciencia sobre aquellos problemas que afectan directamente al viejo mundo y a los países más desfavorecidos. En este sentido, a pesar de todos estos avances, los problemas más graves y antiguos en el continente Africano siguen dormidos, en letargo, a la espera de una solución.

La mosca Tse-Tse, especie endémica de esta zona y confortablemente establecida en ella durante siglos, es la causa directa de la Tripanosomiasis humana (TSH), más comúnmente conocida como la enfermedad del sueño. En determinadas zonas, como la República Democrática del Congo, la presencia de este insecto es especialmente alta y, por lo tanto, la incidencia de la enfermedad también lo es.
Fue entre 1179 y 1229 cuando el explorador árabe y geógrafo Abu Abdala Yaqut nos dejó los primeros informes oficiales referentes a la enfermedad del sueño, que ya en aquel entonces devastó comunidades enteras.

Hoy en día, el TSH no es sólo diagnosticable, sino que es perfectamente tratable y puede ser erradicado en un futuro no tan distante. De hecho, existen muchas organizaciones y compañías privadas involucradas en la erradicación de la mosca Tse-Tse.

En este sentido, Embention, empresa española especializada en el desarrollo de productos de alta tecnología dentro del mundo del dron, lidera a día de hoy el proyecto “Drones against Tse-Tse”, un proyecto cuyo principal objetivo es la progresiva esterilización de la población de este insecto en los puntos más calientes del continente africano. Hace un par de años este proyecto se desplegó en Uganda y Etiopía y en los próximos años otros países como Zimbawe también se beneficiarán de él.

Embention es, dentro del mundo de la aviación, el líder de muchos grandes proyectos tecnológicos de ayuda a los países más desfavorecidos. Estamos realmente comprometidos en la utilización de nuestros autopilotos Veronte y de nuestras soluciones dron, para solventar muchos problemas medioambientales importantes, como son los incendios forestales o la vigilancia y control de la flora y fauna en determinadas zonas.

Un propósito para un fin

Para llevar a cabo este proyecto nuestros ingenieros han desarrollado UAVs dotados con cabinas especiales que permiten liberar grandes cantidades de machos de mosca Tse-Tse estériles, quienes después de aparearse con las hembras autóctonas de cada zona dan lugar a una nueva generación de moscas también estériles, con lo cual la población de este insecto se reduce dramáticamente tras la segunda generación.

Para llevar a cabo esta tarea hemos diseñado y fabricado diferentes prototipos y plataformas completamente adaptados a las condiciones de terreno y climáticas de aquellos lugares donde los insectos iban a ser liberados. Por ejemplo, en Uganda hemos usado alas fijas mientras que en Etiopía elegimos los helicópteros, debido a las irregularidades del terreno y a la dificultad de un ala fija para poder despegar y aterrizar en estos lugares, así como por la necesidad de una capacidad de carga mayor que la que un ala fija puede brindar.

Mosca Tse Tse Project Embention

El proyecto se está llevando a cabo gracias a la colaboración de varias organizaciones, entre las que se encuentra IAEA (International Atomic Energy Agency), el Ethiopian Ministry of Livestock and Food , el FAO ( Food and Agriculture Organization of the United Nations) y, por supuesto, Embention.

Además, esta cooperación no es simplemente un proyecto de erradicación del TSH, sino que también se trata de una forma de colaboración intercultural única y una manera de percibir que a menudo la solución a muchos problemas globales puede residir, en vez de en la tierra, en el cielo.