Los vehículos aéreos no tripulados, aeronaves no tripuladas, UAVs, RPAs o más comúnmente conocidos como drones; es un sector en expansión y en muy rápido desarrollo de cara a los años venideros. Con un gran potencial de cara a la creación de empleo y crecimiento económico en la Unión Europea.

Garantizar la seguridad en el uso de los drones es uno de los principales cometidos a nivel Europeo. Considerando éste como uno de los sectores con mayor crecimiento y que más empleo genera, la comisión Europea plantea que la nueva reforma de la legislación garantice un uso seguro y más eficiente de estos vehículos aéreos.

Embention tuvo el placer de hallarse entre las corporaciones que dieron feedback a las nuevas regulaciones el pasado 19 de Diciembre, donde se discutieron las nuevas oportunidades y regulaciones para este mercado y como se puede favorecer un intercambio positivo para las empresas y el estatuto regulador.

El reglamento establecido, inquiere de especial forma en las normas de uso común de seguridad que debe hacer uso Aviación civil. Así como un mandato revisado para a la Agencia Europea de Seguridad Aérea (AESA), sustituyendo así, el marco legislativo de 2008.

Las normas adoptadas, habiéndose tratado de forma proporcional y asumiendo cierto riesgo, favorecerán un desarrollo competitivo de la aviación a nivel europeo.

Entre las normas adoptadas, encontramos las regulaciones respecto al registro de operarios de drones, los cuales tendrán que estar registrados como tales si su vehículo aéreo puede alcanzar más de 80 Julios de energía cinética. Protegiendo así la posibilidad  y reduciendo los daños al colisionar.

¿Por qué ha tenido lugar esta regulación?

Entendemos por drones vehículos de muy diversos tamaños y formatos, es por eso que  el acabado puede oscilar de aparatos pequeños de uso particular a naves de dimensiones considerables para uso profesional.

Mientras que las naves de más de 150kg estaban sujetas a una regulación mayor, los drones más pequeños estaban solamente sujetos a normativas nacionales muy disgregadas en sus países respectivos, esto hacia los objetivos de dichas normativas no se terminaran de aplicar de una forma efectiva.

Un mercado en crecimiento

Parte de la necesidad de establecer una normativa sólida y en observación se debe a las predicciones sobre el sector, por ejemplo, se calcula que en los próximos 20 años el tráfico aéreo aumente en un 50%, además de emplear a más de 100.000 personas y generar un impacto económico de 10.000 millones de euros anuales.